La gerencia de proyectos le ofrece a las empresas una serie de ventajas competitivas concretas, incluida la capacidad de ser a la vez eficaz en el mercado y eficiente en el uso de los recursos de la organización y la posibilidad de lograr avances tecnológicos para simplificar el desarrollo de nuevos productos y para enfrentar los desafíos que surgen del entorno empresarial.